• MN

Análisis del IPHONE 12 MINI tras un mes y medio en el mercado.

Tras el gran y exitoso lanzamiento de la familia iPhone 12, no cabe duda que una de las sorpresas más gratas fue la llegada del iPhone 12 mini, el cuál ya es favorito de muchos. Habíamos presenciado anteriormente versiones mini en otros dispositivos Apple como son el iPad, la Mac o en los antiguos iPod, pero es la primera vez que un iPhone toma este riesgo.


Estamos tan acostumbrados a smartphones con tamaños cada vez más grandes, que de primera instancia, al ver el tamaño del iPhone 12 mini resultó algo absurdo para la actualidad en la que nos encontramos, sin embargo una vez después de tenerlo en las manos y darle uso ¡Vaya que se extrañaba un dispositivo móvil tan cómodo y tan fácil de operar con una sola mano!


Al igual que toda los dispositivos 12, este cuenta con bordes rectos y planos. Es un tremendo Flashback a un nivel sumamente positivo para todos los amantes de la estética que brindaban los iPhone 4 y iPhone 5. Volvemos a la época en la que los smartphones no pesaban, cabían casi en todas partes y podías sujetarlos con una sola mano sin miedo a una rotunda caída.


Haciendo énfasis en el rendimiento, este se encuentra a nivel del resto de los iPhone de su generación, ya que de igual manera el iPhone 12 mini cuenta con Chip A14 Bionic. No hay lag, no hay cierres ni bloqueos; solo un pequeño aumento en la temperatura en la parte trasera si se le da un uso excesivo, pero esto lo encontramos en casi todo los smartphones cuando se abusa del uso de estos.


Ahora bien, no todo es perfección aunque a simple vista así lo parezca, hay ciertas características que, aunque no nos tienen descontentos, podrían mejorar.


Por ejemplo: El marco resulta un poco ancho. El borde negro que se encuentra al rededor de la pantalla, suele ser tan solo de unos cuantos milímetros, en todos los dispositivos, y está bien, sin embargo en un modelo compacto como este, resulta mucho más evidente.

En cuanto al Notch (La ligera perstaña negra en el borde superior donde se encuentra la cámara frontal y la bocina), este conserva el mismo tamaño que en un iPhone 12 normal, dejando en los laterales muy poco espacio de visualización.


En el caso de la pantalla, contamos con una Super Retina XDR OLED de 5,4 pulgadas y la experiencia visual es excelente. Increíble nitidez, brillo y tonalidades en los colores. El True Tone brinda una gama precisa entre tonos, sombras, negros y blancos puros. No obstante, cuando se trata de ver un video o editar una foto, es cuando las pantallas más grandes cobran sentido. Esto no quiere decir que no se puedan realizar estas actividades en el iPhone 12 mini, pero no cabe duda que hay que sacrificar un poco de la parte interactiva/visual para un tamaño compacto.


Llego el momento de hablar de la único gran desconcierto que deja el iPhone 12 mini al ser un modelo compacto: La duración de la batería. Una de las ventajas de los dispositivos más grandes es que llevan baterías de más capacidad y gracias a eso tenemos autonomías muy destacadas en la gama alta. En el 12 mini contamos con una batería de 2.227 mAh. Podríamos pensar que, como todo es más pequeño, consume menos. pero no es así, ya que como se menciono antes el procesador es el mismo que sus hermanos de generación.

La autonomía está muy por debajo de lo que solemos encontrar en la gama alta. Sin duda la duración de la carga es lo que más desconcierta tras la experiencia de uso.


LA CÁMARA

Al igual que en el iPhone 12 normal, contamos únicamente con una cámara principal de 12MP, f/1.6, , acompañada de una lente gran angular de 12MP, f/2.4. 12MP, f/1.6, y un flash QuadLED. Este no cuenta con un teleobjetivo, ni lente ultra gran angular como lo hacen las versiones Pro y Pro Max.


El gran angular actúa muy bien cuándo las escenas están bien iluminadas. Los colores no son tan vivos como con la lente principal, pero el resultado es muy coherente. Si ampliamos, el angular queda un poco atrás en el detalle, pero de una manera muy mínima. Cuando sí lo notamos es cuando se hace de noche.

Las dos lentes cuentan con el modo noche, pero el sensor del angular es más pequeño y su apertura menor, lo que genera más presencia de ruido y pérdida de detalle evidente. El lente principal consigue una imagen mucho más detallada y clara, quizá algo artificial, pero sin duda supera por mucho al angular en calidad general.


El modo retrato de los iPhone sigue siendo uno de los mejores. El recorte de la figura es acertado, la cantidad de desenfoque correcta y el procesado de las pieles muy detallado. Activar el modo retrato no implica perder rango dinámico como vemos a menudo en otros dispositivos Android.


Por último la cámara selfie. Apple nos ofrece la opción de abrir el encuadre un poco para fotos de grupo o en las que simplemente queramos abarcar un poco más del fondo. Obviamente no da tan buen resultado como la cámara trasera, pero la calidad de las imágenes sigue siendo excelente.



Ahora bien, poniendo los pros y contras sobre la mesa, nuestra conclusión es sin duda, el iPhone 12 mini tiene más ventajas que desventajas y es un most a considerar si estás pensando en adquirir un nuevo dispositivo movil. Como mencionamos anteriormente, el tamaño compacto es una maravilla, el rendimiento es igual que cualquiera de sus hermanos generacionales y la pantalla junto con la cámara, tal vez no sean comparables con las de el iPhone 12 Pro o Pro Max, pero siguen siendo de una increíble alta calidad. La única desventaja que encontramos es la autonomía de la batería, factor en el que Apple debería trabajar para sus próximos modelos mini, pero de ahí en fuera el iPhone 12 mini es ahora uno de nuestros favoritos. Ojalá el año que viene los mini tengan tanto protagonismo como los plus, los ultra o los max.


Fuente: Xakata.com

77 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo