Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

* Envío Sencillo Gratis a todo México *

Carrito

Tu carrito está vacío

Continúa comprando

¿Cuál es el futuro de Apple tras la nueva ley ‘derecho a reparar’ impuesta por Biden?

Pongamonos al tanto de lo acontecido el día de hoy... esta mañana el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, firmó una orden en la cual solicita a la FTC (Comisión Federal de Comerció) que se les obligue a las empresas tecnológicas el permiso a los consumidores de reparar sus propios dispositivos, por ellos mismos o utilizando el técnico de su elección, en vez de tener que recurrir a técnicos de reparación autorizados. 

Dicha iniciativa buscar exigir a grandes fabricantes como Apple, Amazon, Microsoft, Tesla o General Electric, que pongan a disposición todos sus manuales de reparación, componentes, herramientas  y piezas, así como un código de software que patente y permita determinar la función de cada componente a los consumidores. Esta orden incluso podría obligar a los fabricantes a reconsiderar cómo fabrican sus productos para garantizar mayor duración pero a la vez facilidad de reparación. 

El cofundador de Apple, Steve Wozniak, opina que las personas detrás del movimiento por el “derecho a reparar” están haciendo lo correcto: - "No habríamos tenido Apple si no hubiera crecido en un mundo de tecnología abierta, un mundo de electrónica abierta”

Principalmente, esta normativa surge a razón de una problemática existente desde 2019, donde las costosas reparaciones de las maquinarias agrícolas afectan al campo directamente. A partir de esto, Massachusetts aprobó una ley de "derecho a reparar automóviles" a la cual se han ido sumando más de una docena de estados. 

Este acontecimiento le da un nuevo giro a la utilidad tecnológica, donde tirar las cosas que dejen de funcionar ya no es la primera opción. Una iniciativa de impulso medioambiental, que invita a pensar en la gran crisis que ha traído consigo el Covid-19 y la falta de sustento económico para reemplazar los bienes tan fácil como antes. 

En los últimos años grandes empresas como Apple y Microsoft han reducido las opciones de los consumidores para reparar sus dispositivos por cuenta propia, lo cual orilla al cliente a reparar sus aparatos solo en tiendas oficiales. Aumentando los costos de reparación de manera exponencial por el simple hecho de que la reparación también forma parte de la marca. Es así como muchos de los usuarios de iPhone por ejemplo, al conocer el costo tan elevado de una mínima reparación, opta por adquirir un equipo nuevo, dejando el equipo anterior como chatarra.

Se estima que en Estados Unidos se gastan al rededor de 1480 dólares al año en un hogar promedio, en el constante reemplazo de productos electrónicos nuevos, lo que a su vez genera 6.9 millones de toneladas de desechos electrónicos en el mismo lapso. En otros países como México no hay tanta diferencia en realidad. 

Y es que los productos de hoy en día, están hechos para un ensamble más fácil pero no para ser desarmados, ya que su estructura depende de pegamentos especiales o tornillos  muy pequeños, razón por la cual esta nueva iniciativa le pone un gran freno a las practicas de ensamblado actuales, sobre todo de marcas como Apple y Sony.

Para este momento ya existe oposición de varias partes. Carl Holshouser, vicepresidente señor de TechNet, comenta: "Obligar a los fabricantes a proporcionar acceso sin restricciones a claves digitales e información patentada pondría en peligro la seguridad de miles de productos conectados a Internet“. También agrega que: “permitir que terceros no autorizados accedan a información de diagnóstico, software, herramientas y piezas sensibles también crea más riesgo de fraude. Los especialistas en reparación autorizados ayudan a garantizar la capacitación, la calificación y verificación adecuadas del fabricante para tratar con software, piezas e información de diagnóstico sensibles”.

Tesla se une a la teoría de Tech Net, sosteniendo que esta iniciativa pone en riesgo la ciberseguridad de los datos, entre otros aspectos. 

Por otra parte, Apple se muestra menos resistente a estos nuevos cambios y ya ha tomado algunas medidas para ampliar el acceso de los consumidores a las reparaciones de sus dispositivos con fin de reducir la chatarra electrónica. A mediados de marzo, Apple amplio su programa de proveedores de reparación independientes y gratuitos a más de 200 países y abrió el acceso a piezas originales, manuales, herramientas y diagnostico fuera de garantía. 

Por ultimo, Brian Deese, asesor económico de La Casa Blanca, agrega que la esta orden fue diseñada pensando en el impulso de una mayor competencia en la economía, al servicio de precios más bajos para las familias y salarios más altos para los trabajadores. 

Fuente: Forbes